Resoluciones fallidas ¿Por qué Fallan y Qué hacer Diferente?

 

Al final de cada año, la mayoría hacemos resoluciones para el nuevo que empieza y prometemos hacerlo mejor. A las pocas semanas (o días) empiezan a romperse algunas promesas; a los meses la mayoría deja las resoluciones en el olvido, y al acabarse el año el ciclo se repite…

¿Te identificas?

En un estudio publicado en el ‘Journal of Clinical Psychology’ se indica que el 50% de las personas hace resoluciones de año nuevo, siendo las más comunes: perder peso, ejercitarse, dejar de fumar, manejar mejor el dinero y reducir sus deudas. En el artículo describen las resoluciones como un esfuerzo por reinventarnos y motivarnos a nosotros mismos. (1)

El fracaso de las resoluciones, a pesar de la motivación con la que arrancamos y la verdadera necesidad de hacer esos cambios, se debe a varios factores, que te describo a continuación.

¿Por qué fallan las resoluciones? Hay 5 razones principales

  1. No estás listo para cambiar tus hábitos: por más que “quieras” comer mejor, si no estás listo para cambiar los hábitos que hay detrás, no lo vas a hacer consistentemente; lo mismo ocurre con todo tipo de metas.
  2. Te pones metas poco realistas: es lo que el Prof. Peter Herman (Universidad de Toronto) llama “síndrome de la falsa esperanza”. Ponerte metas no realistas o no alineadas a tu propia visión, te condiciona a fallar, te frustra y afecta tu autoestima.
  3. Tus metas están poco definidas: frases como “quiero comer mejor”, “quiero ser más puntual” y “voy a hacer más ejercicio” suenan bien; pero no dicen nada de cómo, cuándo y dónde nada de eso se va a cumplir.
  4. Tienes el ‘mindset’ equivocado: si no estás preparado para verte a ti mismo de forma diferente; si no esperas el mejor resultado o no sabes manejar obstáculos, difícilmente cumplirás las metas.
  5. No sabes administrar tu tiempo y energía: si te dejas distraer por cosas menos importantes  y te desgastas, no habrá espacio para los nuevos hábitos que quieres crear.

¿Qué puedo hacer diferente este año?

Una estrategia que te puede ayudar, es la desarrollada por Gabriele Oettingen (Universidad de Hamburgo y Universidad de New York). La estrategia WOOP, que significa en inglés W– wish, O– objective, O– recognize obstacle, P– plan to deal with obstacle; es sencilla y puedes ponerla en práctica, eligiendo una meta y preguntándote: (2)

  • ¿Qué quiero?
  • ¿Cómo sería mi vida si alcanzo mi meta? ¿Cómo me sentiría?
  • ¿Qué te ha impedido lograrlo en el pasado?
  • ¿Qué paso puedo tomar para superar ese obstáculo?

Asegúrate además de enfocarte en una meta a la vez, hacerlas específicas, tomar pasos pequeños, reportarte con alguien, enfocarte en una nueva forma de pensar y actuar, e identificarte personalmente con ellas. Más sobre este proceso en este artículo y este webinar.

Espero que esta información de ayude a superar los fallos que te han impedido cumplir tus resoluciones antes. Si entre tus resoluciones está un estilo de vida más saludable, me encantaría apoyarte todavía más, y sé que este programa te puede interesar.

¿Cuáles crees que han sido tus fallos con resoluciones pasadas? ¿Qué vas a hacer diferente este año?  Cuéntame en los comentarios abajo.

Salud y Equilibrio - Project Wellness