10 Tips para Comer Sano Sin Gastar Más Dinero

A la hora de hacer cambios en nuestra alimentación, una de las principales preocupaciones que aparecen es que comer sano cuesta más dinero (el presupuesto).

Un estudio publicado en el British Medical Journal en el año 2013, reportó que una dieta “más saludable” podía representar un gasto adicional de aprox. 1.50 dólares por día, lo cual a primera vista puede preocupar; pero es mucho menos de lo que cuesta por día, el tratamiento de la mayoría de las enfermedades metabólicas, que aparecen como consecuencia de una mala alimentación. (1)

Si queremos vivir más y mejor, comer saludablemente definitivamente vale la pena y hay varias cosas que podemos hacer para que no represente un gasto mayor.

10 Tips para comer sano sin gastar más dinero

  1. Enfócate en alimentos íntegros, no procesados/empaquetados. Esta es una de las reglas de oro más sencillas para una dieta saludable.
  1. Planifica las comidas de la semana y preparar anticipadamente lo que se pueda un día de la semana.
  1. Haz una lista de supermercado. Fíjate en el refrigerador y despensa para no comprar cosas demás. Si te cuesta controlar el gasto, lleva una calculadora, paga con efectivo y procura no hacer las compras cuando tienes hambre.
  1. Compra por volumen si tu familia es grande, sobretodo en cosas que usan mucho y que no se dañan (incluyendo productos de limpieza).
  1. Cocina en cantidades mayores ciertos ingredientes y ponte creativa(o) al reutilizarlos. Esto funciona bien con el arroz integral y la quinoa; también funciona con cosas que puedes poner en el horno al mismo tiempo, como pollo entero con vegetales asados, etc. Puedes tomarte un par de horas para hacer esto los domingos y tendrás comida para 2-3 días.
  1. Come más en casa y menos en la calle, lleva lonchera al trabajo y/o escuela. Así controlas la calidad de lo que ingieres, se pierde menos comida y ahorras dinero. Las comidas en la calle, cafés de máquina, etc. son una fuga en el presupuesto y suman bastante (haz el cálculo).
  1. Implementa los “Lunes sin carne” (‘meatless mondays’). Un día de la semana comer sin proteína de origen animal (pollo, pescado, carne, cerdo); esta es una forma sencilla de recortar un poco el presupuesto, contribuir con la conservación del ecosistema y cuidar tu salud también.
  1. Compra alimentos locales y de temporada. Estos tienden a costar menos y muchas veces llevan menos químicos que pueden afectar tu salud. Quizá conozcas a alguien que trae productos de su casa o que los trae su familia; esta es una buena forma de conseguir vegetales y frutas. Frutas y vegetales importados, aunque saludables en muchos casos, tienen alternativas locales que resultan más económicas.
  1. Recuerda que en tu mercado local puedes conseguir vegetales y frutas (o mariscos) más accesibles que en algunos supermercados. Si te organizas puedes sacar tiempo para ir y también hay productores que hacen reparto a domicilio.
  1. Cultiva lo que puedas en casa o donde un familiar/amigo que tenga tierra para hacerlo. También puedes organizar un grupo en tu comunidad para traer productos del campo a mejores precios.

Como ves, hay muchas cosas que puedes hacer para comer saludablemente sin gastar mucho. Lo más importante es que cuando saques de tu dieta las  cosas no saludables (sodas, dulces, etc.), habrá más espacio (y presupuesto) para las cosas que sí te hacen bien.

Ahora cuéntame, ¿Qué vas a cambiar para darle espacio en tu presupuesto a comidas saludables?